El cabildo catedralicio de Naumburg

El cabildo catedralicio de Naumburg,

consecuencia del traslado de una sede episcopal única

Durante el medievo, una fundación familiar provocó en 1028 el traslado sin precedentes de la sede episcopal de Zeitz a Naumburg. Favorecida por su privilegiada ubicación entre las principales rutas comerciales, como la “via regia”, la residencia episcopal de Naumburg se desarrolló hasta convertirse en el centro de una región cultural excepcional en el medievo tardío, cuya importancia todavía se puede apreciar en la actualidad. La catedral de Naumburg representa el símbolo de toda la región y es una de las iglesias más famosas del medievo.

La fundación al amparo del castillo “nuevo”

Alrededor del año 1000, los margraves de Meißen de la familia Ekkehardiner construyeron un nuevo castillo, el Nuwenburch, que dominaba una llanura junto a la orilla oriental del río Saale. La construcción de este castillo supuso el establecimiento de los cimientos para el futuro desarrollo de la ciudad y del cabildo de Naumburg, y además la base del nuevo asentamiento situado en el centro de un amplio dominio que se extendía desde el río Saale hasta el río Oder. Sin embargo, la nueva población carecía de la apropiada dignidad religiosa. Por esa razón, los margraves hicieron el esfuerzo de trasladar la sede episcopal de Zeitz, fundada en 968, a Naumburg, situada a 35 kilómetros de distancia. Con la aprobación del Papa y del emperador y bajo el pretexto del peligro constante que representaban los ataques de los eslavos, en 1028 se efectuó el traslado – sin precedentes en la historia del Sacro Imperio Romano – de la sede episcopal ubicada en Zeitz al amparo del castillo nuevo de Naumburg.

Como compensación, la familia Ekkehardiner otorgó al nuevo cabildo de Naumburg numerosas propiedades, haciendo posible la construcción de la primera catedral de Naumburg en estilo románico temprano. Gracias a esta fundación familiar tan singular, los dos hermanos margraves, Hermann y Ekkehard II, junto con sus esposas Reglindis y Uta, fueron honrados durante toda la época medieval como primi fundatores, primeros fundadores de la catedral de Naumburg. En el siglo XIII, el artista conocido como El Maestro de Naumburg erigió un monumento excepcional en su memoria con sus retratos escultóricos.

Confidentes del rey – los primeros obispos de Naumburg

Los primeros obispos de Naumburg procedían directamente de la corte real. En su papel de capellanes o escribanos de la cancillería despachaban importantes tareas en la administración de los reyes peripatéticos, antes de ser promovidos, en su calidad de confidentes privados, a los puestos clave de obispo. No obstante, incluso después de haber ocupado su cátedra, la mayoría de los obispos de Naumburg permanecía al lado de su soberano, sirviendo como asesores en sus viajes por Alemania e Italia, y también acompañándole en sus cruzadas a Tierra Santa. Cuando en 1077 el excomulgado emperador Enrique IV, abandonado por todos los poderosos de su imperio, rogó la absolución del Papa delante del castillo de Canossa, el obispo de Naumburg Eberhard fue el último obispo del imperio que mantuvo su lealtad al emperador. La especial estima de los reyes se manifestaba en los numerosos regalos entregados a la iglesia episcopal de Naumburg.

Las célebres figuras de los fundadores del Maestro de Naumburg

Durante los siglos XII y XIII, los obispos de Naumburg se dedicaron con creciente interés a la ampliación interior de la diócesis. Además de fundar numerosas iglesias nuevas, centraron sus esfuerzos en la expansión del dominio del obispo y del cabildo. La construcción de una nueva catedral en Naumburg entre 1200 y 1250 es testimonio de la elevada posición del clérigo de Naumburg, y al mismo tiempo, marca la culminación del florecimiento económico y cultural del cabildo catedralicio en la Alta Edad Media. Se pudo contar con el artista conocido hoy como el Maestro de Naumburg, uno de los escultores y arquitectos más notables del gótico, para terminar la nueva catedral. Los relieves de la Pasión en la parte superior izquierda del coro así como el ciclo de las 12 figuras de los fundadores en la parte izquierda del mismo figuran entre las obras más destacadas del arte medieval europeo. La figura de la margravina Uta, en particular, ha cosechado fama mundial.

Resplandor crepuscular del medievo tardío

El traslado de los obispos de Naumburg a su antigua residencia en Zeitz en el año 1285 convirtió al cabildo catedralicio en el más destacado poder político y cultural de la ciudad de Naumburg. La catedral del medievo tardío se transformó en la iglesia de los canónigos, decisivos a la hora de establecer la configuración del templo. La mayoría de los canónigos procedían de la aristocracia y construyeron magníficas residencias alrededor de la catedral, que eran conocidas como “curias”. Estos complejos semejaban pequeños castillos y disponían de edificios para la explotación agrícola, amplios jardines e incuso capillas privadas. En la actualidad se preservan en Naumburg un conjunto impresionante de estas “curias”, que rodean la catedral como un corona.

Martín Lutero y el primer obispo protestante del mundo

Aunque la Reforma Protestante se expandió rápidamente por la diócesis de Naumburg, el cabildo catedralicio mantuvo una tenaz resistencia contra la nueva doctrina. Indiferente al cambio religioso en su entorno inmediato, el cabildo eligió a Julius von Pflug como nuevo obispo católico en el año 1541. No obstante, el conde elector de Sajonia quiso dar ejemplo y nombró a Nikolaus von Amsdorf, un teólogo del círculo de amigos de Lutero, obispo de Naumburg. De esta forma, el 20 de enero de 1542 se celebró en Naumburg un episodio clave en la historia de la Reforma Protestante. El ya anciano Reformador Martín Lutero, ante la presencia del conde elector y de todos los personajes más prominentes de Wittenberg, consagró al primer obispo protestante del mundo.

El cabildo catedralicio de Naumburg en la Edad Moderna

En la segunda mitad del siglo XVI los denominados administradores protestantes reemplazaron a los obispos, cuy responsabilidad consistía en administrar los antiguos dominios seculares de los obispos. Los administradores siempre procedían de la dinastía sajona de los Wettiner y procuraban incorporar la diócesis de Naumburg a sus territorios hereditarios. No obstante, el cabildo catedralicio de Naumburg consiguió asegurar su independencia, a pesar de todas las presiones externas. Aunque los canónigos católicos que sobrevivieron fueron gradualmente sustituidos por sus homólogos protestantes, muchas de las costumbres y prácticas litúrgicas que procedían del medioevo fueron preservadas durante la Edad Moderna. Sobre todo, el cabildo logró conservar su estatus jurídico independiente, manteniendo su derecho a elegir los administradores.

De cabildo a Fundación

Con la pérdida de una gran parte de los territorios sajones que pasaron a manos de Prusia después del Congreso de Viena de 1815, parecía que había llegado el fin para los últimos cabildos catedralicios que todavía existían en el centro de Alemania. Sin embargo, el gobierno prusiano pronto tuvo que reconocer que a lo largo de los siglos, las administraciones de los cabildos catedralicios habían acumulado una multitud de prerrogativas, como, por ejemplo, el derecho de impartir justicia, y además mantenían numerosas iglesias y escuelas.

Por esta razón, en lugar de ser disueltos, los cabildos catedralicios fueron integrados en la nueva administración provincial prusiana, aunque su estatus legal permaneció sin definir durante más de un siglo. No fue hasta 1930 que los cabildos fueron transformados en fundaciones de derecho civil, y adquirieron finalmente una nueva y moderna base para su existencia. El último deán de la catedral de Naumburg fue el antiguo vicecanciller del Imperio Alemán, Arthur von Posadowsky-Wehner (1845-1932). El primero deán de la nueva Fundación, conocido como el Cabildo Catedralicio Unificado y con sede en Naumburg, fue el mariscal general August von Mackensen (1849-1945), nombrado en 1935. En 1994 estas fundaciones, hasta entonces jurídicamente independientes, fueron unificadas en una sola entidad. Hoy la Fundación Catedralicia de Naumburg forma parte de los Cabildos Catedralicios Unificados de los Cabildos Catedralicios de Naumburg y Merseburg y del Cabildo Colegial de Zeitz.