La colegiata de Zeitz

La colegiata de Zeitz – una fundación otoniana

El antiguo cabildo catedralicio de Zeitz fue fundado en 968 por el emperador Otón el Grande y transformado posteriormente en una colegiata, en la que se mantuvo vivo el recuerdo de su destacado fundador durante toda la época medieval. En el medievo tardío Zeitz llegó a ser una ciudad prominente como residencia de los obispos de Naumburg. Los libros dejados en herencia por los obispos de Naumburg y por los canónigos del cabildo colegial de Zeitz constituyeron la base de una de las colecciones de libros más importantes de Alemania central, la biblioteca colegial de Zeitz. El último obispo de Naumburg, Julius von Pflug, personaje destacado de la época de la Reforma Protestante, ejerció una influencia notable en Zeitz.

Una fundación de Otón el Grande

Zeitz ya era en la AltaEdad Media el centro de una región tribal de origen eslavo. Después de que el territorio comprendido entre los ríos Saale y Oder fuera incorporado al Sacro Imperio Romano en el siglo X, el emperador Otón el Grande fundó una diócesis en Zeitz con el fin de evangelizar esta región y dotarla de una infraestructura eclesiástica. Sólo 60 años más tarde tuvo lugar un incidente sin precedentes en la historia del Sacro Imperio Romano. Debido a las presiones que ejercía la dinastía margrave de los Ekkehardiner, el papa Juan XIX y el emperador Conrado II acordaron en 1028 el traslado de la sede episcopal a la nueva fundación de los margraves en Naumburg. Para mantener viva la memoria de su fundador, Otón el Grande, se erigió un cabildo colegial en la antigua catedral de Zeitz.

La polémica sobre la elección del obispo

Desde el traslado de la sede episcopal a Naumburg en el año 1028, los canónigos de Zeitz lucharon insistentemente por recuperar los antiguos derechos de su iglesia. La polémica con el cabildo catedralicio de Naumburg sobre la alta dignidad y el derecho a elegir el obispo se mantuvo viva durante más de 200 añoshasta que, en 1230, con la mediación de altos dignatarios eclesiásticos, se llegó a un acuerdo. Naumburg se mantendría como sede de la diócesis y el cabildo allí establecido seguiría eligiendo al obispo. Como compensación, el prior de la colegiata de Zeitz sería canónigo del cabildo de Naumburg y dispondría del tercer voto. Además, , se obligó a los canónigos de Naumburg a introducir la conmemoración solemne de Otón, fundador de Zeitz, en la catedral de Naumburg.

 

 

Residencia de los obispos de Naumburg en el medievo tardío

A finales del siglo XIII, la diócesis de Naumburg se encontraba sumida en una grave crisis. Los elevados costes de la laboriosa construcción de la nueva catedral de Naumburg sumados a las catastróficas consecuencias ocasionadas por la larga guerra entre los duques de Turingia y los margraves de Meißen hicieron que los obispos tuvieran que abandonar su ambicioso propósito de crear un gran estado independiente. Asimismo estaban expuestos a las presiones del cabildo catedralicio de Naumburg, cada vez más poderoso. En el año 1285, el obispo Bruno abandonó su residencia en Naumburg para establecerse de manera permanente en Zeitz, a 35 kilómetros de distancia. Durante los siguientes 280 años, hasta el final de la diócesis, los obispos residieron con su corte en el castillo de Zeitz. Visitaban su sede en Naumburg en raras ocasiones, únicamente para cumplir sus obligaciones litúrgicas o para ser enterrados en la catedral de Naumburg.

Julius von Pflug – un erudito en la sede episcopal

En el año de 1547, Julius von Pflug ocupó la cátedra de Naumburg como cuadragésimo y último obispo. Con este notable personaje, el cargo de obispo experimentó de nuevo un inesperado florecimiento. El sabio y humanista universal, quee fue consejero del emperador Carlos V en cuestiones de religión, se vio sumergido en la vorágine de la Reforma Protestante.

En su confrontación con los reformadores protestantes, cuyas obras conocía perfectamente, Pflug mantuvo una política de compromiso. En su testamento legó su magnífica biblioteca de erudito al cabildo catedralicio de Naumburg, con la condición de que se mantuviera de manera permanente en Zeitz. Junto con los fondos medievales de los obispos de Naumburg y de los canónigos de Zeitz, la colección de Pflug constituyóel núcleo de la histórica biblioteca de la colegiata de Zeitz, una de las colecciones bibliotecarias más valiosas de Alemania central.

Cepillo y Procurador

Durante el mandato del último obispo Julius von Pflug en el siglo XVI se creó otra fundación adicional en Zeitz. El “Zeitzer Kirchenkasten” (Cepillo de Zeitz), el cual reunía varias posesiones eclesiásticas antiguas que habían quedado vacantes a causa de la Reforma Protestante. Los ingresos de estas fincas se destinaron principalmente a la escuela colegial de Zeitz, que sería posteriormente una escuela secundaria. La tercera fundación de Zeitz fue la denominada Zeitzer Prokuratur (Procurador de Zeitz). Después de que Zeitz se convirtiera en la residencia del pequeño ducado de Sajonia-Zeitz en 1657, los duques intentaron destruir definitivamente el antiguo cabildo colegial. Pero sólo consiguieron despojarle deuna parte de sus ingresos, que fueron asignados al nuevo cargo de Procurador. La finalidad de la nueva fundación consistía en distribuir becas de estudio para niños con talentode Zeitz y asumir el cuidado de los huérfanos.

Dos iglesias y ninguna catedral

Aunque la iglesia de la colegiata de San Pedro y San Pablo tuvo que ser cedida a los duques de Sajonia-Zeitz como iglesia de corte y nunca volvió a pertenecer al cabildo colegial, los Cabildos Catedralicios Unificados todavía poseen en la actualidad la iglesia parroquial de San Miguel y el viejo monasterio franciscano, además de otras propiedades. Los dos edificios constituyen un rica herencia arquitectónica del medievo tardío y dominan hasta hoy la imagen de la ciudad. Además, la iglesia parroquial de San Miguel es el foco de una intensa actividad parroquial protestante.

De cabildo a fundación

Con la pérdida de una gran parte de los territorios sajones que pasaron a manos de Prusia después del Congreso de Viena de 1815, parecía que había llegado el fin para los últimos cabildos catedralicios que todavía existían en el centro de Alemania. Sin embargo, el gobierno prusiano pronto tuvo que reconocer que a lo largo de los siglos las administraciones de los cabildos catedralicios habían acumulado una multitud de prerrogativas, como, por ejemplo, el derecho de impartir justicia, y además mantenían numerosas iglesias y escuelas. En lugar de disolver completamente las anticuadas instituciones eclesiásticas, los cabildos catedralicios fueron incorporadas en la nueva administración provincial prusiana. Aún así, su estatus legal permaneció sin definir para más de un siglo.

No fue hasta 1930 que los cabildos fueron transformados en fundaciones de derecho civil, y adquirieron finalmente una nueva y moderna base para su existencia. También las tres fundaciones o fondos de Zeitz (cabildo colegial, Cepillo, y Procurador), las cuales ya habían sido puesto debajo de la dirección del cabildo catedralicio de Naumburg, fueron integrados en la administración del Cabildo Catedralicio Unificado creada en 1935. En 1994 estas cinco fundaciones, hasta entonces jurídicamente independientes, fueron unificadas en una sola entidad. Hoy el cabildo colegial y los fondos Cepillo y Procurador de Zeitz forman parte de los Cabildos Catedralicios Unificadas de los Cabildos Catedralicios de Naumburg y Merseburg y del Cabildo Colegial de Zeitz.